La raza de la Reina del Cante Minero en El Malacate Flamenco

Aforo completo en ‘El Malacate Flamenco’ para recibir a la Reina del Cante Minero, Encarnación Fernández, que deleitó al público con un soberbio recital, acompañada a la guitarra por su hijo Antonio Muñoz Fernández.

Eran las 8 de la tarde y no cabía un alfiler en la bodega del Restaurante Los Churrascos de El Algar. Tras la degustación de las típicas torrijas de las que disfrutamos en esta época del año y que dan nombre al evento, realizadas en esta ocasión por el cocinero y socio malacatero Pedro Antonio Requena,  empezó el recital flamenco de Encarnación Fernández y Antonio Muñoz.

Comenzó templándose por levante la cantaora unionense acompañada por el minucioso toque de su hijo. Notas de la guitarra que envuelven la voz de Encarnación; acariciándola, meciéndola, mimándola. “Abre que soy el moreno / ¡Ay que son las dos de la mañana! / Abre que soy el moreno / ¡Ay échame por la ventana! / Una copica de anís del bueno / Que vengo con mi serrana”. Para continuar por murcianas con la típica “¡Ay, no lo niego! / Que soy de Murcia y no lo niego / Aunque vivo en Cartagena / Cuando me acuerdo de ti / Llorando cuento mi pena… ”

Por cantiñas continuaba el recital, acordándose de la Niña de los Peines con esa voz rota de Encarnación de las que casi ya no quedan ¿Dónde están los colegiales? / Hospitalito del rey / ¿Dónde están los colegiales? / Y al punto de la oración / Unos entraban otros salen. Continuaba Encarnación acordándose del Chache Bacán con los juguetillos “La Simonsita tuvo un Simón / La Simonsita ya se casó” y  “Se sacude y luego canta / el que duerme en cama ajena / de madrugá se levanta”  Para terminar con el juguetillo de Rosa la del Colorao “Dime qué tu tienes / dime qué te pasa / carita de rosa / Dime tu qué tienes /dime qué te pasa / que estás tan llorosa”

La noche iba animándose en El Algar y Encarnación y Antonio continuaron deleitando a los asistentes con unas malagueñas del Mellizo que interpretara en su día el ganador de la Lámpara Minera en al año 1962 Enrique Orozco “Estuve llorando / Al pie de un pocito seco / estuve un día llorando / Con qué pena no lloraría / que el pozo se iba llenando / De puras lágrimas mías” para cerrar con unos abandolaos desgarradores “Se quedaron sin caballos / Campos de Ronda la Vieja / Se quedaron sin caballos / Y sus jinetes pelean / Valientes y sin desmayo…”

Seguía el recital por Tientos y Tangos con el compás pausado de la guitarra de Antonio Muñoz Fernández “La tristeza por tonás / la fiesta por bulerías / La tristeza por tonás /Cantando por soleás / Por tientos melancolía / “Canta el minero tarantas / por cantiñas el marinero / Y se rompe la garganta / por martinete el herrero” Para continuar con otro tercio de tientos “Las pestañas que tú tienes / no me dejan arrimarme / cuando hace viento y se mueven” y acelerar el ritmo para comenzar con tangos de Triana acordándose de Fernanda de Utrera “Mis penitas no son nada / Si quiera por un momento / que te pongas en mi lugar” “¡Ay que me quieres / que me adorás / Cuando vuelvo las espaldas / De cualquiera te enamoras” y seguir con tangos extremeños para acordarse de Juana la del Revuelo “Que no me pegues bocaitos / que tu me haces cardenales / que cuando voy a mi casa / que a mi me los nota mi pare / Que no me pegues bocaitos / que tú me haces cardenales” “Que la Cachana se ha casado / con el hijo de Gatete / Que le ha pegao una palicita / que le ha quitao los coloretes / La Cachana / con el Gatete / Tú no te casas / porque no quieres / ¡Qué tiene el delantal revuelto! / de coger melocotones / Que tiene el delantal revuelto / de coger melocotones / Que de coger melocotones / a la horiyita del huerto / La Cachana / con el Gatete / Tú no te casas / porque no quieres” para cerrar acordándose de la Familia Montoya “Sevilla tiene una calle / con las ventanas abiertas / y se piden las vecinas /  canela, sal y pimienta / !Que yo lo aprendí de mi abuela” / Ese baile con los brazos / la cintura y las caderas” “Es de Jerez / que si la bailas conmigo / te van a ver” “Si quieres que baile / tendrás que comprar / cien ramos de rosas / en mi delantal”

Tras los intensos tientos y tangos, llegó el turno para la soleá, estilo que Encarnación interpreta como pocos “Penita muy grande / Y esta penita mía era muy grande / que a la tierra yo me la llevo por tu culpa malino y no se lo digo a nadie” para acordarse de Fernanda, Bernarda y de Luisa Requejo  “Si supiera este gitano / la lástima que yo le tengo / La lástima que yo le tengo / como se lo que es querer / se lo que está padeciendo” y terminar quebrando una vez más su voz ” Que no es de orden / que quieres que yo no quiera / cosas que no están en orden / Este flamenco camela / cosas que no están en orden” “De hora en hora / está acabando con mi persona”

Iba llegando el final y no podían faltar las bulerías con el soniquete de Antonio Muñoz Fernández, Encarnación volvía a acordarse de Fernanda de Utrera “¡Ay, yo le pido a Dios un favor / yo le pido a Dios un favor / Quítate de mi camino / que vas a ser mi perdición” “Te acuerdas cuando entonces / bajando descalcito a abrirme / y ahora ya no me conoces” para continuar con el Romance de la Reina Mercedes que también cantaban Fernanda y Bernarda y que popularizó Concha Márquez Piquer “Una dalia cuidaba Sevilla / en el parque de los Monparsié / ataviada con blanca mantilla / parecía una rosa de te / De Madrid con chistera y patilla / vino un real mozo muy cortesano / que a Mercedes besó en la mejilla / pues son los niños primos hermanos / Un idilio de amor / empezó a sonreír / cuando cantan en tono menor / por la orillita del Guadalquivir” para finalizar de nuevo acordándose volviendo a Utrera con Fernanda y Bernarda para acordarse de Antonio Mairena “Callarse por un momento / ya se acabó el cante grande / que ha muerto Antonio Mairena / que cantaba como nadie / Entre lágrimas y penas / y un silencio y un crespón / a los gítanos de Utrera partió el corazón” Ya está la luna en la playa / diciendo de madrugada / Dios mío qué pena Antonio / ya no te escuchamos más”

Cerrada ovación del público asistente y regalo para los protagonistas de la mano de Ana de Caro, la cantaora de la que pudimos disfutar el pasado 18 de febrero en El Malacate Flamenco que cerraba la segunda edición de la Torrija Flamenca dedicándole unos fandangos a Encarnación Fernández “Vente al Alosno niña / vente temprano / te dare el aguardientillo / entre mis manos / Soy del Alosno / soy alosnero / y mi fandango más quiero”

“El fandango es mi alegría / es el cante que más quiero / alegra las penas mías / un fandanguillo alosnero / al amanecer el día”

“Se me rompió el corazón / el día que te marchaste / tú fuiste la mejor mare / así lo quisiste Dios / que al cielo te la llevaste”

“Cuando escucho una guitarra / mi voz suspira un fandango / cuando escucho una guitarra / poco a poco voy notando / que el alma se me desgarra / y yo termino llorando”

Para terminar a capela “Tiene el tesoro mayor / todo aquel que tiene a su mare / que tiene el tesoro mayor / desde que murió la mía / no reinan en mi corazón / momentos de alegría”

Noche inolvidable en ‘El Malacate Flamenco’ Una más para recordar…

(Texto e imágenes: Onésimo Hernández)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s